Leigh Bowery: el monstruo de la moda

Es cierto que muchas veces oímos hablar sobre íconos de la moda cliché como Alexander McQueen -por mencionar alguno- y creemos que simplemente nacieron tocados por Dios y listos para triunfar, pero no pasa así, -bueno, no en la mayoría de los casos- por lo general estos genios de la moda han pasado por la vida de personas que marcaron un antes y un después de su carrera, personas que llegan a crear gran influencia en sus vidas provocando genios y trabajos maravillosos, es ahí cuando llegamos a Leigh Bowery. Probablemente su nombre no te parezca tan familiar, no es un un ícono tan popular como Audrey Hepburn o Madonna, pero su vida y obra han marcado la carrera de un sinnúmero de creativos.

La primera vez que oí hablar de el fue en una clase de procesos de diseño con Gustavo Prado, tristemente creo que si no hubiese sido por el nunca hubiera escuchado sobre Bowery y vaya que me estaba perdiendo de mucho. Su trabajo me cautivó al instante.

Leigh Bowery fue un artista, diseñador y performer australiano (1961-1994) que gracias a sus provocaciones visuales se convirtió en un icono de la cultura underground londinense de los años ochenta. En la década de los 70s estudió la carrera de moda y conoció a Mr. Pearl -el genio del corset- quien le ayudó a darle vida a sus fantasías más locas y extremas, así forjando sus icónicos looks que rápidamente lo convertirían en una leyenda.

Bowery era versátil y sumamente sociable, por lo que se rodeaba de un círculo de amigos lleno de artistas, músicos, coreógrafos, modelos y todo un safari de club kids que se reunían en Taboo, club que el mismo Leigh Bowery creó con el fin de llevar a cabo las fiestas más importantes de la escena nocturna inglesa.

Pero su fama no se limitó únicamente a la vida nocturna, Bowery es considerado como uno de los líderes más reconocidos del movimiento drag en los años 80’s ya que logró darle una voz relevante a la comunidad gay, haciendo que la homosexualidad rompiera con los esquemas establecidos en la época.

Sin duda la ropa diseñada por Bowery no era para consumo en masas, mucho menos para el día con día pero ha sido tal su valor que creó un eco tan grande que sigue influenciando a diseñadores y creativos por todo el mundo.

Los atuendos de Bowery eran técnicamente complejos y a su vez fantásticos, todos partían de  su fascinación por la capacidad del cuerpo para cambiar de forma (como un embarazo). Constantemente sus creaciones involucraban incomodidad y restricciones de movimiento, vistiendo trajes de latex, mascaras, prótesis faciales y corporales, kilos de maquillaje y mucha, mucha, MUCHA tela.

Bowery creía que el mejor lienzo para trabajar era su propia piel y gracias a ello fue que se convirtió en una de las figuras más revolucionarias de la moda del siglo pasado, logrando que diseñadores como Alexander McQueen, John Galliano y Rick Owens recurrieran a Bowery como inspiración para crear algunas de sus colecciones más vanguardistas. Colecciones que se han convertido en íconos de la cultura pop y que ahora forman parte de la historia de la moda.

Sin duda este enigmático personaje no es tan popular como debería de serlo y como el, existen muchos nombres que no reciben el reconocimiento y estudio que deberían. Los invito a conocer más de la historia de la moda y les aseguro que no será para nada aburrido.

Aquí les dejo algunos trabajos que han sido inspirados en su vida y obra. ✨

-Kass

“I believe that fashion (where all the girls have clear skins, blue eyes, blond blow-waved hair and a size ten figure and where all the men have clear skins, moustaches, short blow-waved hair and masculine physique and appearance) STINKS. I think that firstly individuality is important, and that there should be no main rules for appearance and behaviour. Therefore I want to look as best I can, through my means of individuality and expressiveness.”

Leigh Bowery


Leigh Bowery – Alexander McQueen

Trojan & Leigh Bowery – Junya watanabe

 Leigh Bowery – John Galliano

Leigh Bowery – Maison Martin Margiela

Leigh Bowery – Gareth Pugh

Leigh Bowery – Rick Owens

Tu opinión es importante, deja un comentario :)